De cara a su debut en el serial zacatecano, Diego Sánchez se alistó en la dehesa de Xajay

 

 

Por ADIEL ARMANDO BOLIO

 

Una vez que lograra el indiscutible triunfo de tres orejas con el ganado de los Herederos de Manuel Espinosa para al final salir en hombros y con el trofeo en disputa en la espuerta el pasado domingo 16 de julio en la corrida de toros de la Feria de los Chicahuales, en el remozado coso charro taurino” de Jesús María, Aguascalientes, el espigado diestro aquicalidense Diego Sánchez no deja de estar listo y dispuesto para los compromisos que le vayan surgiendo.

Como se sabe, Diego ha sido puesto en la corrida de la Feria de Cedral, San Luis Potosí, en el coso “Frascuelo”, el próximo lunes 14 de agosto, junto con su coterráneo Arturo Macías y el rejoneador regional Jorge Hernández Gárate para lidiar ejemplares de la dehesa zacatecana de José Julián Llaguno, disputándose el trofeo “Frascuelo-Asunción” a partir de las 18:00 horas.

Además, el joven espada de dinastía igualmente fue puesto para torear el próximo domingo 17 de septiembre en la cuarta corrida de la afamada Feria de Zacatecas 2017, en la tradicional Corrida del Escapulario de Plata de Nuestra Señora del Patrocinio y I edición de la Corrida de Tauromaquia Mexicana Siglo XXI.

Escenario que le servirá a Diego Sánchez para hacer su debut en este serial zacatecano y yendo en el cartel con Fermín Rivera, Arturo Macías, Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar y Sergio Flores para despachar seis ejemplares de diversas ganaderías.

Para todo ello es que Diego se ha venido preparando con gran ilusión tanto física como mental y taurina, siendo una muestra de ello que en días recientes estuvo realizando intensas labores de tienta en el rancho La Laja, donde se ubica la famosa dehesa de Xajay, casa de la divisa en rojo y verde, propiedad del arquitecto Javier Sordo Madaleno Bringas, vecino del municipio queretano de Tequisquiapan.

Así que en esa casa ganadera, Sánchez intervino en la prueba de 60 machos y seis vacas, con las cuales puso en práctica su solvente tauromaquia, además de aprovechar la ocasión para pulir algunos detalles técnicos para fortalecer su oficio y, por supuesto, su tauromaquia. En las tareas del campo bravo le acompañaron los también matadores de toros, el michoacano Pepe López y el tlaxcalteca Gerardo Rivera. ¡Suerte matador!