El hoyo de las agujas

Joaquín Chávez Pérez

Ahora es Chihuahua en donde los diputados verdes han detonado su iniciativa copy-paste para prohibir los espectáculos taurinos, con los mismos argumentos infundados y mal informados que han presentado en varios Congresos de la República, esperemos que la Comisión de Ecología y Medio Ambiente de la LXV Legislatura de aquél estado lean con atención la iniciativa y se den cuenta del circo que quieren montar, el único que aprueban los verdes, y no la pasen al Pleno.

El proyecto de decreto es igual o más penoso que el presentado en Aguascalientes hace un par de años, así que para legitimar una verdadera iniciativa que pretenda elevarse a Ley en cualquier entidad del mundo sus letras carecen de lógica y conocimiento del tema, tanto en su forma como en el fondo, trataré de recapitular algunos de los párrafos que arguyen en su exposición de motivos los juniors verdes chihuahuenses y su insensatez diarreica.

Señalan que “Teniendo sus orígenes en el Circo Romano, uno de los espectáculos que aún se lleva a cabo es el de la tauromaquia, que consiste en la lidia de toros bravos…”, posicionamiento totalmente falso, el origen de la tauromaquia es mucho más antiguo, me permito recomendarles la lectura de los libros “El toreo mitológico” de Alejandro Mora Barba, así como “Vida y lidia del toro bravo (Ecología, ética y estética del sacrificio taurino)” de José Carlos Arévalo, en donde nos adentran con estudios serios y reales sobre los orígenes y su desarrollo en distintas culturas de la antigüedad.

Taurocatapsia en la Creta minoica
Pinturas rupestres, Chauvet, Francia

 

Agregan en otro de los párrafos que “Durante una corrida de toros, el animal es sometido a varias suertes: en principio, se le ataca con las puyas…”, sobre este particular me gustaría comentarles a los verdecianos que el toro en ningún momento es “atacado”, por el contrario, quien embiste hacia el caballo es el propio animal, en donde es medida su bravura y la pica tiene como función ayudar al toro para evitar que sufra un paro cardiaco por ahogamiento.

Continúan diciendo que “los puyazos en la práctica suelen aplicarse por detrás de la cruz, zona mucho menos musculada, lo que provoca tremendos daños anatómicos tanto en músculos como en tendones, ligamentos, venas, arterias, nervios y costillas…”, nueva errata en su ficción parlamentaria, ya que si eso sucediera seguramente ahí concluiría la función del animal y no volvería a embestir, no podría caminar más y quizá caería muerto en ese momento, para este apartado les recomiendo la lectura del ensayo titulado “El ayer y el hoy de la suerte de varas” de José María Moreno Bermejo.

Suerte de varas

Otras letras por demás irrisorias en el documento presentado señala que “Después de las puyas, el toro se somete a las banderillas, que mediante un arpón son clavadas en las zonas previamente lesionadas; al aplicarse un estímulo doloroso sobre una zona recientemente lesionada, el dolor es aún más intenso y la pérdida de sangre es mayor”, nueva errata en su visión agilipollada, ya que las banderillas en ningún momento se busca sean colocadas en el orificio que ha quedado por la puya, por el contrario de buscar dañar, estos garapullos tienen la función de “avivar” la embestida del toro y como señala Alexander Coursier “el tercio de banderillas sirve sobre todo para juzgar los efectos del tercio de varas y para matizar las observaciones ya realizadas antes con vistas al tercio de muleta”, para abrir un poco más el panorama les recomiendo lean “Tercio de banderillas” de Fortunato González Cruz, Director de la Cátedra de Tauromaquia en la Universidad de los Andes.

Suerte de banderillas

Continúo leyendo la exposición de motivo que tienen los promoventes de la iniciativa y encuentro un párrafo en el que aseguran que “la constante fijación de la mirada en la muleta y los constantes giros que estos animales se ven obligados a realizar, además del dolor que padecen, les van a provocar una importante disminución en su capacidad visual”, voy a usar una expresión coloquial para no reírme de su ignorancia. ¿Es neta? ¿En serio piensan que alguien va a creerles este argumento? (bien, eso de que piensan es sólo para generar la pregunta), es una cuestión de uso básico de razón humana, si el toro perdiera la visión obviamente no acudiría a la muleta, por otra parte es incongruente suponer que el dolor sea motivo para que eso ocurra, en todo caso terminaría rajándose, para ello les sugiero continúen con la lectura antes recomendada del libro de José Carlos Arévalo, que en los apartados del VI al X en el primer capítulo podrán ser respuesta exacta a su ignorante postura.

Faena de muleta

En otro enunciado los verdecianos comentan que lo siguiente: “No menos cruel que el proceso anterior, es el que pasan los caballos que son utilizados por los rejoneadores y quienes resisten alrededor de 3 y 4 corridas, ya que comúnmente presentan heridas expuestas que se esconden tras el peto, el cual simula ser una protección para el animal pero cuya utilidad es meramente decorativa”, aquí solamente como cultura general les comento que los caballos de rejoneo no llevan peto, esos son los que se emplean para la pica y la vida de un caballo es mayor a los 10 años en el ruedo, en ambos casos.

Rejoneo

Sobre el peto es un elemento casi impenetrable que abona a que los caballos en la suerte de varas no sea corneado, aunque cabe reconocer que en ocasiones, muy esporádicas, se dan cornadas a los equinos, para ahondar más en este tema pueden leer el artículo “El peto de los caballos: historia cronológica” de Miguel Ángel Cárdenas, publicado por la fundación Escalera del éxito.

En la relatoría enviada a la comisión parlamentaria comentan acerca de las entidades en donde la tauromaquia ha sido prohibida, ejemplificando el caso de Cataluña, mismo que vale la pena informarles que esa prohibición concluyó el pasado mes de octubre luego de que el Tribunal Constitucional anuló la ley catalana que prohibía las corridas de toros, al considerar que la norma invadía las competencias del Estado en materia de Cultura.

Manifestación a favor de la tauromaquia en Cataluña. Foto: REUTERS/Albert Gea

En el particular de los estados del país en donde la iniciativa verde tuvo eco para la prohibición de las corridas de toros como Sonora y Guerrero hay que recordar que son entidades en donde era casi nula la celebración de festejos taurinos, en el particular de Coahuila se trata de una flagrante lucha de poder entre el gobernador Rubén Moreira y el empresario Armando Guadiana, y cuya situación se encuentra en proceso judicial vía el amparo interpuesto por los empresarios taurinos de la entidad y de varios sectores de la población, quienes se encuentran en contra de la resolución unilateral del gobierno estatal y que seguramente se vendrá abajo en poco tiempo.

En este espacio deseo comentarles que en nuestro país, desde el año 2011 se han creado documentos en diversos estados y municipios en donde se declara a la Fiesta Brava como Patrimonio Cultural Inmaterial, siendo Aguascalientes la punta del iceberg, sumándose Hidalgo, Guanajuato, Zacatecas, Querétaro, Tlaxcala, Colima, Michoacán y varios municipios de Jalisco.

Decreto Patrimonio Cultural en Aguascalientes

Por otra parte afirman que el toro de lidia no pertenecen a ninguna raza en específico pero que son criados con el mismo fin de ser torturados  y no una especie o raza en sí”, abundando con esto su perfecta ignorancia y manipulación de información, es importante recordarles que el recorrido de la cronología en la transformación de las especies, particularmente de las razas bovinas proviene desde la prehistoria, como se ha señalado en párrafos anteriores, pero me daría gusto que los verdecianos se adentraran un poco más a ello y consultaran la obra titulada “Evolución Histórica del Toro Bravo” de Emilio Herrero Marcos y David Herrero Sánchez.

Ganado bravo en el campo

A los textos anteriores me gustaría sumar los artículos “El Toro, el bravo guardián de la dehesa” de Laura Tenorio, quien obtuvo el X Premio Paco Apaolaza Fundación Cruzcampo de Periodismo Taurino. De igual manera “La Fiesta: ecología, pasión y muerte” del francés Francisc Wolff, quien es catedrático de la Universidad de Paris. En ambos se hace una relatoría de esa solemne obligación de proteger los recursos de la tierra, con la finalidad de que su desinformación se aclare y logren comprender la vida, el uso y la importancia que tiene el toro bravo, su ecosistema y la relación con el sector productivo de la fiesta de toros en el mundo, en nuestro país y en el propio estado de Chihuahua.

Finalmente en el documento añaden que “las obligaciones mínimas que debe tener toda persona para hacer válida la garantía de que, presenciar un acto de suma crueldad, no sea un producto o un servicio a ofrecerse en una sociedad que requiere alejarse de toda manifestación de violencia”. A esto me pregunto y les pregunto a los dos diputados promotores de esta iniciativa ¿el estado de Chihuahua no tiene actos de violencia verdaderamente necesarios por atacar en donde se constriñen las garantías individuales de sus ciudadanos y sobre sus bienes, además de vulnerar el derecho constitucional de diversos sectores productivos, así como al trabajo en el sector taurino, además de la gran historia y tradición en el estado?

Plaza de toros de Chihuahua
Plaza de toros Alberto Balderas de Ciudad Juárez

Con argumentos sustentados en la razón que asiste a quien ha estudiado un poco la materia que ellos ignoran, podría convidarlos a charlar y hacerles distinguir con documentos y testimonios la posición que les han marcado y la realidad de la Tauromaquia, solicitándoles que se abran al debate de altura con gente que tiene una mayor capacidad sobre la materia y así no vulneren ni ataquen por oficio, como es su política partidista, para que las leyes que emanen del Congreso local sean para el beneficio de toda una sociedad que tiene derechos fundamentales escritos en la Constitución Política de los estados Unidos mexicanos, misma que espero conozcan, de lo contrario, también les recomiendo su lectura, sobre todo los primeros 29 artículos de la misma.

Para cerrar plaza cabe señalar que los diputados verdecianos Alejandro Gloria González y Hever Quezada Flores llegaron al Congreso del Estado por la vía plurinominal, es decir que no fueron electos por el pueblo sino por su partido, con lo cual, obviamente, sus intereses obedecen más a lo que les sea marcado como línea partidista que a los verdaderos intereses de los chihuahuenses.

Alejandro Gloria. Foto: MNIA
Hever Quezada

En cuanto a sus antecedentes encontré una nota en el periódico “Rumbo de Chihuahua” publicada en el año 2015 que a Alejandro Gloria González, “consorte de la dueña de la franquicia estatal del PVEM, la diputada Marial Ávila Serna, y que cobra como director en Ecología municipal, le explotó el cuete en la mano, ya que se puso al descubierto que como pago de servicios en campaña para llevar a la Cámara de Diputados a la protegida del PRI, que es su esposa, contrató a Alán Francisco Vega Montes, como supervisor de las Patrullas ecológicas. De acuerdo a los registros criminales del Condado de El Paso, Texas fue detenido el 5 de febrero del 2008 en posesión de 40 libras de mariguana- casi 20 kilógramos-, por lo que estuvo preso un año cinco meses, y al ser evidenciado ante la opinión pública, fue obligado a dar marcha atrás en la contratación”.

Por otra parte en abril pasado uno de sus asesores, Luis Enrique Cuevas López, exdirector del Sistema de Urbanización Municipal Adicional de Ciudad Juárez, fue acusado de desviar más de 2 millones de pesos de dependencia y de inmediato se amparó, además de dejar su cargo en el Congreso del Estado, cosa que parece oler muy mal, como las actividades de su propio patrón.

Y como joya adicional el diputado no tiene presentada su declaración patrimonial, misma que por ley es obligación de los funcionarios públicos, en el caso de Hever Quezada su declaración afirma no tener bienes inmuebles, pero sí algunos vehículos, valdría la pena seguir de cerca sus inversiones desde el 2016 que tomó posesión de la curul y ver qué tanto le alcanza con los poco más de 108 mil pesos que gana como diputado local.

Declaración patrimonial Alejandro Gloria
Declaración patrimonial Hever Quezada

Sus comentarios son bienvenidos en editaurial@hotmail.com